jueves, octubre 20, 2005





Aunque caiga la noche,
aunque el imam ya esté
llamándonos al rezo,
no me duermas,
no me cuentes cuentos,
quiero estar bien despierta.

La entrada

Siempre hay un comienzo.
¿Por qué no un día de viento?